Quiche Lorraine Tradicional

  • Quiche Lorraine
    Tradicional

  • Quiche Lorraine
    de Espinacas

  • Quiche Lorraine
    de Salmón

  • Quiche Lorraine
    de Puerros

  • Quiche Lorraine
    de Verduras


  • "Quiche Lorraine"

    Receta de Quiche Lorraine





    Si quieres aprender a elaborar una estupenda Quiche Lorraine de forma tradicional, te traemos la mejor receta, detallada paso a paso para que te resulte sencilla su preparación. El resultado te encantará.



    Ingredientes:

    - Una lámina de masa brisa fresca
    - 4 huevos grandes
    - 300 ml de crema de leche
    - 250 ml de leche entera
    - 325 gramos de bacon
    - Una pastilla de caldo de pollo
    - Nuez moscada molida
    - Pimienta negra molida
    - Sal
    - 175 gramos de queso rallado (Opcional)


    Preparación:

    Lo primero que haremos es elegir el molde en el cual prepararemos nuestra Quiche Lorraine, el cual debe ser apto para horno y de unos 3 centímetros de alto al menos, para poder montar bien la receta. Se suele emplear tradicionalmente un recipiente redondo con los bordes rizados, para darle es aspecto de tarta, ya que la Quiche Lorraine se considera una tarta salada. El molde puede ser de cualquier forma, pero si es desmoldable mucho mejor, facilitará la tarea de desmoldar la Quiche Lorraine una vez esté hecha.

    Para hacer esta receta vamos a emplear una lámina de masa brisa fresca, aunque si el molde que vas a emplear es más grande, puedes usar un par de láminas y unirlas para conseguir el tamaño deseado, recortando la parte sobrante. La masa brisa también se conoce como masa quebrada, y es la ideal para esta receta, aunque hay quién la sustituye por masa de hojaldre, pero las recetas tradicionales siempre emplean masa brisa. Y os recomendamos emplearla siempre fresca, mejor que la congelada, y si es de buena marca, mejor aún, para conseguir un buen resultado.

    Vamos a colocar la masa brisa sobre el molde, cubriendo bien el mismo y ajustándola a sus bordes, y vamos a cortar la masa sobrante que sobresalga de los límites del molde. Hacemos unos pinchazos con un tenedor, repartidos por toda la masa, para que la misma no se hinche al meterla en el horno, y la cubrimos con papel de aluminio y echamos por encima un puñado de garbanzos (o algo similar), y horneamos a 200ºC unos 10-12 minutos. Con este horneado vamos a conseguir que la masa se hornee un poco y nos quede en su punto una vez acabemos de preparar la Quiche Lorraine. Mientras se precalienta el horno y horneamos la masa, vamos a ir preparando el relleno que emplearemos.

    Por un lado vamos a freír el bacon en una sartén, el cual cortaremos en tiras o daditos, a menos que ya lo hayamos comprado así. Vamos a dejarlo bien hecho pero sin pasarnos, ya que no lo queremos demasiado frito. Por otro lado batimos en un recipiente los huevos, la leche, la crema de leche (o nata, si lo prefieres), la pastilla de caldo de pollo, una pizca de sal y un toque al gusto de nuez moscada molida y pimienta negra molida. Todos estos ingredientes van a conformar el relleno de la Quiche Lorraine, que son los más tradicionales, aunque existen muchas variantes que incluyen otros ingredientes adicionales.



    Cuando hayamos horneado la masa brisa el tiempo indicado, la sacamos del horno y programamos el mismo a 225ºC y con el calor por debajo. Quitamos el papel de aluminio y sobre la masa brisa horneada vamos a echar la mezcla de ingredientes que habíamos batido antes y después echamos el bacon frito bien repartido por toda la superficie. Hay que tener cuidado que no sobresalga el relleno de los bordes de la masa. Para acabar, podemos espolvorear queso rallado (queda perfecto usar queso Emmental), bien repartido por todo el relleno.

    Una vez el horno alcance la temperatura indicada vamos meter el molde y dejamos hornear unos 30-35 minutos aproximadamente, tiempo tras el cual el relleno debe quedar bien cuajado y la masa bien hecha. Una vez saques la Quiche Lorraine del horno, puedes dejarla enfriar un poco para desmoldarla, y la puedes servir tanto en caliente como en frío, como más te guste, ya que es una receta que se puede comer de las dos formas. Esperamos que os guste tanto como a nosotros.